Cómo hacer Gofres Belgas

Gofres belgas auténticos

4.5
(70)

Esta receta de gofres caseros, los auténticos gofres belgas con mantequilla, es fácil, y el resultado es para relamerse.

Ingredientes para hacer gofres belgas (8/10 gofres)

Si queremos una auténtica receta de gofres esponjosos, no podemos prescindir de la levadura de panadero (que lleva implícito su correspondiente tiempo de fermentación), ni de la mantequilla. Lo digo porque he visto algunas recetas de gofres con ingredientes muy extraños como levadura química o aceite de girasol en vez de mantequilla. Los que relato son los ingredientes de los gofres belgas auténticos, que además son súper fáciles de hacer. ¡No te asuste la levadura!

  • 250 gr. de harina de repostería
  • 20 gr. de levadura fresca (ó 7 gr. de levadura seca de panadería)
  • 100 gr. de azúcar
  • 200 ml. de leche
  • 100 gr. de mantequilla
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 1 pellizco de sal

Cómo preparar gofres belgas caseros

Todos hemos intentado alguna vez hacer gofres sin gofrera, y todos hemos fracasado. Las sandwicheras y las raclettes no sirven. Esta receta, como todas las recetas de gofres serias, es para hacer gofres en gofrera, da igual que sea eléctrica, o no, pero necesitas una gofrera. Tardarás 10 minutos en hacer la masa, y luego todo es esperar. ¡Manos a la obra!

  1. Los gofres belgas se suelen comer de merienda, y la masa tarda en fermentar unas dos horas (aunque depende de muchos factores), así es que yo recomiendo hacerla después de comer. Si la quieres para el desayuno, puedes hacerla el día antes, pero debes sacarla del frigorífico unas 3 ó 4 horas antes de hacer los gofres.
  2. En un bol, tamizamos la harina. Si vamos a usar levadura seca, la echamos también y la mezclamos con la harina.
  3. Si usamos levadura fresca, la diluimos en un vaso con un chorrito de la leche total templada (ojo, no caliente) y una pizca de azúcar, tapamos, y la dejamos unos minutos en reposo para que se active.
  4. En un cazo, calentamos la leche restante un poco (podemos hacerlo también en un vaso en el microondas) y añadimos la mantequilla. Removemos con una cuchara hasta que la mantequilla esté totalmente derretida.
  5. Dejamos que temple un poco la leche con la mantequilla antes de añadirla al bol. Añadimos también los huevos, la levadura ya fermentada (si optamos por usar levadura fresca), la esencia de vainilla, un pellizco de sal y sólo una cucharada de azúcar del total.
  6. Con unas varillas eléctricas (preferiblemente), o bien a mano, trabajamos la mezcla hasta tener un líquido denso, sin grumos, con todos los ingredientes de los gofres belgas perfectamente integrados (menos el azúcar, que la añadiremos al final).
  7. Tapamos el bol y dejamos fermentar la masa de los gofres en un lugar cálido.
  8. Pasadas unas dos horas (aunque depende de la época del año), la mezcla de los gofres belgas habrá crecido hasta doblar su volumen. En ese momento, añadimos el resto del azúcar y removemos con una cuchara para integrarla y para desgasificar.
  9. Llega el momento de enchufar la gofrera. Cuando esté caliente, añadimos entre 2 y 3 cucharadas de masa por cada gofre que vayamos a hacer (aunque depende del tipo y tamaño de la gofrera; con la práctica, sabrás cuál es la medida exacta para que queden perfectos y la masa no desborde de tu gofrera).
  10. Son necesarios entre 6 y 8 minutos para que los gofres estén hechos, aunque también depende del nivel de dorado que queramos darles.
  • Al sacar los gofres de la gofrera estarán dorados pero blandos. Colócalos en una rejilla para que suelten vapor, se enfríen, y se pongan algo más tiesos, sin llegar a perder su ternura.
  • 🕒 Tiempo de preparación

    15 minutos

    🕒 Tiempo de cocinado

    8 minutos

    🍳 Utensilios necesarios

    Gofrera


    Acompañamientos para gofres belgas

    Unos gofres belgas auténticos como los que acabas de hacer están lo suficientemente ricos por sí mismos, como para no necesitar ningún acompañamiento. Cuando los hago, siempre hago una ración extra para que mis hijos se los lleven al colegio al día siguiente, y se los comen a palo seco. Les encantan.

    Pero si te quieres dar el homenaje en la merienda, puedes acompañarlos con:

    • Nata montada casera.
    • Miel.
    • Sirope de chocolate.
    • Leche condensada.
    • Dulce de leche.
    • Crema de cacao.
    • Mermelada.
    • Macedonia de frutos rojos (¡me encanta!).

    Sé de alguien que, si puede, le echa un poco de cada cosa. Incluso podemos hacer los gofres con la mitad de azúcar y acompañarlos con un poco de jamón york y queso fresco en una cena.

    Más fotos de los gofres belgas caseros

    Algunos detalles que quiero aclarar sobre la receta de los gofres belgas

    • Los gofres son como Halloween. Son europeos de origen, pero nos han llegado de mano de las series y películas americanas. Salvo que allí usen una técnica diferente, lo cual desconozco, no existe una receta de gofres americanos.
    • Yo aprendí la receta de gofres caseros hace tiempo bicheando entre blogs de cocina belgas. Antes de eso, tuve la mala suerte de encontrar recetas en las que se usaba levadura química o Royal, en un sucedáneo que no cumplía ni por sabor, ni por comportamiento en la gofrera (crecen mucho y suelen desbordar). Para entender por qué es necesario usar levadura de panadería para hacer gofres (y respetar el tiempo de fermentación), tienes que hacerlo y probarlos, aunque tampoco está de más leerse el post sobre los tipos de levadura para saber de qué va la cosa.
    • Si quieres, a la hora de hacer la masa de los gofres belgas, usa una mitad de harina repostera y otra mitad de harina integral (ó 2/3 y 1/3) y les darás un toque especial, más nutritivo si cabe.
    • Otra cosa que quiero decir es que, con esta receta de gofres en gofrera, dejando que la masa fermente como he explicado, conseguiremos unos gofres esponjosos buenísimos. Verás en algunas recetas que se recomienda echar las yemas al principio, y montar las yemas aparte para añadirlas a la mezcla una vez fermentada la masa. Yo lo he hecho así y de la forma que explico en mi receta, y la verdad es que no he notado diferencia que justifique la molestia. De todas formas, tengo en cuenta por si quieres probar.
    • Por último, te habrás preguntado por qué recomiendo echar el azúcar una vez que la masa ha fermentado, y no en el momento de mezclar los ingredientes. La razón es que si echamos todo el azúcar, estaremos «matando» a la levadura de empacho, literalmente. Por eso, le echamos una cucharada de azúcar al obtener la masa inicial para hacer que ésta fermente en buenas condiciones. Es por eso que al hacer gofres belgas caseros, el azúcar a veces conserva la mordida, al no diluirse.

    Otras recetas de meriendas caseras que recomiendo

    Los gofres son una deliciosa merienda que muchos tienen por demonizada por el hecho de llevar tal cantidad de mantequilla. No es para comerlos todos los días, pero a razón de 10 gramos de mantequilla por gofre (el equivalente a una tostada de desayuno), no es ninguna burrada. Eso sí, si comparamos unos gofres caseros con unos gofres industriales, nos daremos cuenta de lo mucho que merece la pena hacerlos y sacarle lustre a nuestra gofrera. Es como comparar unas magdalenas o un bizcocho industriales, como sus equivalentes caseros, hechos con ingredientes escogidos. ¿Te parece si, aprovechando la ocasión, recordamos la receta del bizcocho esponjoso con las medidas de un yogur?

    Música para escuchar mientras haces tus gofres belgas caseros

    El mejor intérprete belga que ha habido (y dudo que vuelva a haber otro de su nivel), es Jacques Brel. Siempre que me pongo manos a la obra con la receta de los gofres belgas caseros me viene a la mente alguna canción suya. Esta interpretación del «Ne me quitte pas» (no me dejes… eso mismo te digo yo a ti), una de sus canciones más emblemáticas, es, tal vez, una de las mejores de la historia de la música. 🧡

    ¿Cuánto te ha gustado lo que acabas de leer?

    Puntuación 4.5 / 5. 70

    INFO: precios actualizados por última vez el 2022-12-07

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Para seguir en Ricocina, aprende a hacer cookies 🍪 y acepta el uso de cookies que explico aquí

    Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar